Deporte

deporte

El deporte es una actividad que el ser humano realiza principalmente con objetivos recreativos aunque en algunos casos puede convertirse en la profesión de una persona si la misma se dedica de manera intensiva a ella y perfecciona su técnica y sus resultados de manera permanente. El deporte es básicamente una actividad física que hace entrar al cuerpo en funcionamiento y que lo saca de su estado de reposo frente al cual se encuentra normalmente. La importancia del deporte es que permite que la persona ejercite su organismo para mantenerlo en un buen nivel físico así como también le permite relajarse, distenderse, despreocuparse de la rutina, liberar tensión y, además, divertirse.

La importancia del deporte en las aportaciones a las personas es múltiple, desde los aspectos físicos hasta los personales, sociales

Podemos comprobar como el deporte y la actividad física, por su potencialidad educativa y mediática, va a constituir un motor de cambio social, como va a promocionar una igualdad social entre hombre y mujer, va a fortalecer los valores positivos en las personas.

El deporte tiene la facultad de ayudar a desarrollar destrezas físicas, hacer ejercicios, socializar, divertirse, aprender a jugar formando parte de un equipo, aprender a jugar limpio y a mejorar el autoestima. El deporte ayuda a los niños en su desarrollo físico mejorando y fortaleciendo su capacidad física y mental.

Normalmente, los jóvenes son físicamente más activos que los adultos ya que un niño sano, interesado en la actividad física, está siempre en movimiento. Sin embargo en los adultos también es de vital importancia realizar alguna actividad física para mantenerse saludables.

Entendemos por deporte a todas aquellas actividades físicas en las cuales el cuerpo entre en algún tipo de ejercicio o movimiento, opuesto al estado de reposo que uno puede tener al estar escribiendo en una computadora. Dentro de la categoría de deporte pueden entrar un sinfín de actividades que pueden clasificarse como grupales (el fútbol, el básquet), individuales (el tenis, la natación), recreativas (juegos de diverso tipo), de competición (deportes más específicos y con alta exigencia para los que los practican), etc.
Tal como se dijo, el deporte aporta muchísimos beneficios a quien lo realiza y de ahí es que es una actividad de suma importancia para que la persona alcance un nivel de bienestar y satisfacción. El deporte facilita el mejoramiento del estado físico pero también del estado anímico porque al ejercitar, uno libera endorfinas, aquellos elementos que tienen que ver con la sensación de placer y de satisfacción. El deporte es también importante porque cuando es grupal nos permite interactuar con otros y luchar de manera conjunta por un objetivo común; cuando es individual, nos permite buscar superarnos de manera permanente ya que los buenos resultados dependen pura y exclusivamente de nosotros.


La primera mujer saudí en competir en unos Juegos Olímpicos

Saudi Arabia's Wojdan Shaherkani arrives ahead of her women's +78kg elimination round of 32 judo match against Puerto Rico's Melissa Mojica at the London 2012 Olympic Games

Arabia Saudí, Catar y Brunei eran los tres únicos países que nunca habían incluido mujeres en sus equipos olímpicos, que en la olimpiadas de Londres 2012, por fin incluyeron.

En el caso de Arabia Saudí, incluyeron a la Judoca Wodjan Shaherkani, que junto con a la atleta Sarah Attar (800 metros) fueron las primeras mujeres convocadas en la delegación olímpica de Arabia Saudí,

La Judoca estuvo a punto de no participar en esta cita a causa de la prohibición de la Federación Internacional de Judo (IJF) de competir con hijab.

Sin embargo, tras las negociaciones entre el Comité Olímpico Internacional (COI), la IJF y la delegación saudí, la joven judoca de 16 años, que recibió una invitación especial para participar en Londres 2012, pudo salir a luchar con un hijab especial que respeta la “sensibilidad cultural musulmana”.

Cuando por la megafonía se la presentó como la primera mujer saudí en debutar en unos Juegos Olímpicos, el público del Excel Arena la recibió con un caluroso aplauso.

Aunque en este caso el rendimiento deportivo quedaba en un segundo plano, Shaherkani, que solo tenía cinturón azul, dos niveles por debajo del negro, y hacía dos años que practicaba este deporte, no fue rival para la experimentada judoca puertorriqueña, que se deshizo de ella en el primer ataque que hizo al minuto de combate.

Hasta entonces, las dos judocas se tantearon por encima del tatami, la saudí sin atreverse a actuar y la puertorriqueña esperando su oportunidad y, con delicadeza por la falta de experiencia de Shaherkani, marcó un ippon.

En un país donde las mujeres deben pedir permiso a un hombre para viajar, trabajar, casarse, divorciarse e incluso tratarse en un hospital, la participación de la judoca en estos Juegos levantó mucha polémica.

El hecho de competir ante la presencia de hombres en las gradas o de vestir ropa ajustada levantó las críticas de algunos sectores de la sociedad saudí contra Shaherkani que, aún así, hizo historia a lo largo de los pocos segundos que duró el combate.


La única mujer que alcanzó el 10º DAN de Judo

1

Hoy quisiéramos hablar de una gran mujer Keiko Fukuda (12/4/1913 – 9/2/2013) que fué la única mujer en el mundo con el título de décimo dan.

La Sensei Keiko Fukuda fue la primera mujer en recibir el Décimo dan (el más alto) de Judo a los 98 años, cuando residía en San Francisco y aún enseñaba en un dojo de NoeValley.

Es de destacar que antes que ella, solo tres hombres, en Japón, han alcanzado esta distinción y cuando recibió tal distinción era la única persona viva alumna del fundador del judo, Jigoro Kano, quien creó la primera escuela en el año 1882.

Debemos de destacar que en un principio este era un mérito prohibido para las mujeres dentro del ámbito machista y tradicional del Judo, que solo permitía a las mujeres llegar al quinto nivel, pero poco a poco Japón se ha abierto a esta prohibición.

La Sensei Keiko Fukuda, decidió que en lugar de casarse o formar una familia, opto por el Judo.

Fukuda ha dicho que el Judo lo es todo para ella:

Todo lo que he hecho es Judo y este ha sido mi matrimonio. Este era mi destino desde que la vida fue creada. Aún así nunca imaginé cuanto tiempo me tomaría este camino”, comentaba ella.

Alcanzó el sexto dan en el año 1972, lo que ya fue una proeza dado que era un nivel vetado para toda mujer. Casi cuarenta años después la más longeva exponente de las artes marciales puede darse el lujo de tocar la cima del judo.

Con su filosofía intacta, la mujer dijo al San Francisco Chronicle que su cercanía al Judo se basa en la motivación de ser “gentil, amable y hermosa, pero firme y fuerte a la vez, tanto mental como físicamente”, agregó que esa belleza se expresa desde dentro porque “un alma compasiva es la belleza interior”.

La señora Fukuda, siguió practicando permanentemente tres veces a la semana en un dojo orientado para ayudar exclusivamente a mujeres de cualquier parte del mundo.

Se puede ver un documental de 10 min. de duración titulado ser fuerte, ser amable, ser hermoso (Be Strong, Be Gentle, Be Beautiful), en la que se difunde la obra de esta persona que se entregó a las artes marciales.


Breve Historia del Judo

1

El judo o yudo es un arte marcial y deporte de combate de origen japonés.

La traducción que se puede hacer de este vocablo es «el camino hacia la flexibilidad».

Este arte marcial fue creado por el maestro Jigorō Kanō en 1882. El maestro hizo una recopilación de la técnica y táctica de dos de las antiguas escuelas de combate cuerpo a cuerpo japonés. Estas escuelas practicaban el jujitsu o jiu jitsu.

Actualmente, el judo es la única arte marcial que se mantiene como deporte olímpico permanente, pues desde su inclusión ha estado en todas las ediciones olímpicas. En su forma deportiva se especializa en la proyección del contrario, las sumisiones y las estrangulaciones.

La UNESCO declaró el judo como el mejor deporte inicial formativo para niños y jóvenes de 4 a 21 años, pues permite una educación física integral, potenciando, por medio del conocimiento de este deporte, todas sus posibilidades psicomotrices y de relación con las demás personas, haciendo uso del juego y la lucha como elemento integrador-dinamizador e introduciendo la iniciación técnico-táctico-deportiva de forma adaptada; además de buscar un acondicionamiento físico general, idóneo, como ya explicamos en otro artículo.

Asimismo, el COI (Comité Olímpico Internacional) lo considera el deporte más completo y que promueve valores como la amistad, la participación, el respeto y el esfuerzo por mejorar, a similitud de la natación y la gimnasia artística.

Vestimenta

La vestimenta usada en el judo recibe el nombre de judogi, y con el cinturón (obi) forma el equipo personal y necesario para poder practicarlo, siendo esta la forma de vestir en Japón antes del siglo XX, para la práctica del mismo.

Los colores de los judogi pueden variar, siendo un “judogui” azul o uno blanco, siendo el azul utilizado en los combates para la diferenciación de rivales.

Los judoguis,  son de algodón, de otras fibras fuertes, o reforzados. El judogi puede ser de una tela sencilla o puede tener un tramado específico, más resistente. El cinturón (obi en japonés) sirve para sujetar el traje.

Grados

En occidente, los cinturones son siete y empiezan con el color blanco y le siguen el amarillo, el naranja, el verde, el azul, el marrón, el negro y posteriormente se aumenta por medio de los dan. Esta graduación progresiva fue implementada inicialmente en Francia por el maestro Mikonosuke Kawaishi, pues inclusive en Japón, es poco usada

El maestro fundador Jigorō Kanō, no poseía ningún grado por cinturón puesto que Él era el Soke (o fundador del arte marcial). El color de la cinta simboliza el proceso de aprendizaje gradual y crecimiento de la persona; el color se va oscureciendo con los años de dedicación y práctica. Este sistema es el utilizado en Occidente, pues en Oriente solamente cuentas con tres colores, blanco, marrón y negro. Además en occidente se utilizan los colores intermedios, sobre todo con los niños, como sistema de motivación y superación, además de evitar que lleguen muy rápido a los grados altos.

Los cinturones de colores en judo van en el siguiente orden desde el menor al mayor grado.

Los kyu (cinturones de principiantes):

·        blanco (ingenuidad – pureza)

·        blanco y amarillo

·        amarillo (descubrimiento) – 5.º kyu

·        amarillo y naranja

·        naranja (ilusión – amor) – 4.º kyu

·        naranja y verde

·        verde (esperanza – fe) – 3.º kyu

·        verde y azul

·        azul (idealismo) – 2.º kyu

·        azul y marrón

·        marrón (iniciación al conocimiento) – 1.º kyu

1

Maestros

En 1920 el Instituto Kodokan (fundado en 1882 por Jigoro Kano como primera escuela de judo), establece las normas para los cinturones Kyus y danés, y que son admitidos posteriormente por la Federación Internacional de judo.

Dan significa ‘escalón’ y proviene del juego del go, de origen chino.

Las normas en el Kodokan se establecen hasta 12 dan, quedando a disposición del presidente de dicha institución el otorgamiento de 12 dan.

·        Del 1 al 5 dan: cinturón de color negro.

·        Del 6 al 8 dan: cinturón blanco/rojo.

·        Del 9 al 11 dan: cinturón rojo.

·        El 12 dan: cinturón blanco (honorífico al que esta prohibido llegar por respeto a Kano).


Presentación de Judo y Valores a los Medios

1

Muy contentos de cómo se está desarrollando el proyecto tanto en el aspecto deportivo como en el pedagógico queríamos compartirlo con todos los interesados.

Convocamos una rueda de prensa en el Judo Club Coruña, en la que Bernardo Romay director del club y del proyecto; Sara Uzal y Octavio Susacasa, responsables del programa pedagógico y Domingo Díaz responsable de la ejecución del mismo, explicaron los detalles a los medios presentes.

Nos acompañaron también y queremos agradecérselo D. Manuel Aguilar, Director de la Fundación Emalcsa  y Dª Mercedes Alonso de la Concejalía de Servicios Sociales e Igualdad del Concello de A Coruña.

Durante la presentación se realizó una demostración de Judo a cargo de niñas y niños participantes en el proyecto y posteriormente disfrutamos todos de un desayuno saludable para reponer fuerzas.


Un proyecto necesario

25

En los últimos tiempos se viene observando una pérdida de valores en las generaciones más jóvenes. Esta pérdida de valores origina egoísmo, indiferencia ante el prójimo y violencia. Recientemente se ha publicado en la prensa actitudes de violencia de género entre adolescentes, fruto de esa pérdida.

El Judo es un deporte muy extendido en Galicia y en concreto en A Coruña. Se practica com asiduidad en colégios.

De hecho, la UNESCO declaro el Judo como el mejor deporte inicial formativo para niños y jóvenes de 4 a 21 años ya que permite una educación física integral permitiendo el desarrollo de habilidades sicomotrices como la lateralidad, ubicación espacial, perspectiva, lanzar, tirar, empujar, saltar, rodar, caer, arrastrarse, coordinación, … Además el Judo sobresale también en el desarrollo de habilidades sociales y de relación con las demás personas. Mediante el juego y la lucha, además de buscar un acondicionamento físico idóneo se desarrollan y promueven valores como la amistad, la participación, el respeto y el esfuerzo por mejorar.


JUDO: Escuela de igualdad y valores

032

Este proyecto se estructura en tres actividades fundamentales:

1.      Curso de Judo. A través de varios fines de semana se impartirá un curso de tecnificación en Judo a un grupo de niños y niñas. Durante el curso se hará hincapié en los conocimientos técnicos, pero sobre todo en la educación en valores e igualdad.

2.      Se grabarán parte de las clases y creará una WEB con contenidos.

3.      Se organizará una jornada en la que participarán los padres junto con los niños que han participado en el proyecto en la que se realizará una exhibición de lo aprendido durante el curso. Paralelamente se organizará un encuentro entre niños y padres, dirigido por técnicos de ASEDUC,  en el que se pondrán de manifiesto reflexiones sobre los valores que han extraído de la práctica del Judo y también se reflexionará sobre diferentes aspectos de la educación en igualdad.


Valores que transmite el Judo

La primera idea que se nos viene a la cabeza cuando alguien nos hala de Judo es que es un deporte “agresivo”, donde la fuerza es importante, que hay que ganar al rival, que es para “brutos”.

Pero la verdad es que el Judo es un deporte que tiene como base la transmisión de un serie de valores que lo hace muy particular, convirtiéndolo en un deporte recomendado por la UNESCO, donde se transmite una serie de valores fundamentales para la vida cotidiana, como son:

• La amistad, que es el valor más puro de los sentimientos humanos.

• La sinceridad, donde expresamos los sentimientos sin ocultarlos.

• El coraje, se hace lo que es Justo.

• El honor, ser fiel a la palabra de uno.

• La modestia, es lo que implica hablar de uno mismo sin orgullo.

• La cortesía, valor complementario del anterior, ya que es importante el respeto a los demás.

• El respeto, valor fundamental para que pueda existir la confianza.

El autocontrol, que es saber controlar la ira de uno mismo.

Pero además de estos siete valores básicos, también transmite otros valores adicionales como hacer un mejor uso de la energía, que lo que implica es actuar en el momento adecuado y hacer un uso de la fuerza en contra de las intenciones del atacante; pero sobre todo es destacable el valor del apoyo mutuo y el progreso, pues si bien el Judo busca un progreso individual, esto no sería posible si no pasa por la unión de las fuerzas con las de los compañeros, siendo estos esenciales para el progreso de cada uno.

A modo de resumen el judo estaría representado en por un triple valor, que en Japonés quedaría expresado en la palabra SHING GI TAI, en la que SHING es el valor mental, espiritual, moral, Gi es el valor de la técnica y TI el valor del cuerpo.


¿Qué modelo educativo usa el Judo?

Modelo educativo del Judo

Esta es una buena pregunta, ya que lo más importante cuando trabajamos en las clases, en general, de Judo, en particular, debemos de tener en cuenta, pues un modelo educativo, el que apliquemos en nuestro quehacer educativo diario, es una interacción de distintas teorías y enfoques pedagógicos, con el fin de orientar a los docentes en los programas de estudio y en la sistematización del proceso de enseñanza y aprendizaje.

En nuestro campo, el judo, trabajamos con un modelo en que todas las personas sean formadas por igual, tanto en los valores transmitidos, en los comportamientos, en las normas y en las expectativas, donde lo único que importa es la persona, que no está supeditado ni limitado por el sexo que tenga.

Buscamos que cada persona sea ella misma, que construya su historia personal, que carezca de prejuicios, de estereotipos, de dependencias.

En esto se basa el modelo COEDUCATIVO.

Este modelo busca, como dijimos anteriormente, enseñar a ser PERSONA, en vez de enseñar a ser “niña” o a ser “niño” pues cada persona tiene derecho a ser ella misma.

Para “construir” este tipo de personas, es importante que el maestro de Judo se considere un agente de cambio, que sienta, crea y actué bajo la concepción de que todas las personas que entrena son iguales, con excelentes diferencias personales, que son las que nos enriquecen.


La mujer que consiguió que el Judo fuera Olímpico

Rena Kanokogi

Queremos dejar claro que la incursión de la mujer en las Artes Marciales no ha sido una tarea fácil a lo largo de la Historia, y de manera destacada en las competiciones a nivel internacional.

Es de destacar el casi de Rena “Rusty” Kanokogi, que fue la primera mujer que consiguió que el Judo femenino fuese incluido en los Juegos Olímpicos.

Rena “Rusty” Kanokogi, murió en el 2009 a los 74 años, con la victoria de haber sido la única mujer que logró ser séptimo Dan en Judo.

Digamos que la vida de Rena no fue sencilla, sobre todo cuando decidió entrar en el mundo del Judo, con el condicionante de ser una mujer en un Arte Marcial “destinado” a hombres.

Rena Kanokogi nació en 1935 en el hogar de una familia judía al sur de Brooklyn. Este era un sitio peligroso en la época que ella nación, pues eran habituales las bandas callejeras. No obstante, ella forjó, y con ese entorno violento, una fuerte personalidad que le sirvió para sobrevivir en una época y un lugar nada favorables.

Así, su vida transcurría hasta que un día un amigo, que había tomado clases de Judo, en el Centro de Jóvenes Cristianos de la ciudad, tuvo la buena idea de enseñarle una llave que había aprendido en uno de los entrenamientos. A pesar que el joven pesaba casi diez kilos menos que ella pudo derrumbarla sin esfuerzo, lo cual le llamo la atención a Rena.

Tras este acontecimiento, decidió aprender un poco más en torno a estas técnicas, buscando un sitio donde recibir clases, optando por el Centro donde aprendía su amigo. En principio el instructor del Centro no quería tenerla como alumna, ya que se trataba de un arte reservada para los hombres, pero ella persistió y logró su cometido, comenzando a tomar clases de Judo, encontrando en él una maravillosa forma de canalizar energías y un instrumento de defensa excelente.

En el largo camino que recorrería debería enfrentarse a los hombres que no aceptaban una mujer en ese ámbito y esto le costó entre otras lesiones un brazo roto, así como las dos clavículas y varias fracturas en los dedos de los pies. Algo que debió pasar y sufrir para seguir adelante con sus deseos de ser judoca.

Pero esto no fue motivo para que se detuviera, ya que era realmente buena en el Judo, sobre todo teniendo en cuenta que al ser la única mujer de la clase siempre entrenaba con hombres, lo que mejoró su fuerza y también su técnica.

Rena Kanokogi

Pasaron los años y en 1959 fue seleccionada, representando el equipo de Brooklyn Central, para competir en los Campeonatos de aquel año en el Estado de Nueva York. Pero su entrenador previendo que el hecho de que al ser la única mujer podría traerle problemas, le aconsejó que cortase su cabello y se vendase el pecho para pasar lo más desapercibido posible el hecho de ser chica, algo que ella cumplió sin problemas con tal de competir.

Ella comenzó como reserva, pero al sufrir una lesión uno de sus compañeros ocupó su lugar. El entrenador le recomendó que no llamara la atención, con lo que le pidió que consiguiera combates nulos, pero su condición de ganadora la llevo a derrotar a sus adversarios, llevándose el Brooklyn Central el triunfo absoluto. Pero cuando descubrieron que era una mujer, se le obligó a renunciar a la medalla, ya que de lo contrario el equipo quedaría descalificado. Asi lo hizo.

Digamos que este hecho hizo que ella luchara, todavía más porque las mujeres fueran aceptadas en el Judo, llevándola a ser famosa por su lucha y en 1962 fue la primera mujer en entrenar en el Kodocan, en las afueras de Tokio, donde estuvo una semana entrenado y donde se ganó tanto el respeto como la admiración de los maestros más importantes del mundo en esa disciplina.

Fue allí donde también conocería a su marido el judoca japonés Ryohei Kanokogi, de quien llevaría su apellido y con quien tendría dos hijos que fundarían muchos años después varios dojo en la ciudad de Brooklyn.

En 1970 dejó las competiciones habiendo obtenido el cinturón negro séptimo dan y comenzó su labor en la enseñanza del Judo dedicándose también al arbitraje y por sobre todo seguir potenciando el Judo femenino.

Fue ella quien organizó, en 1980, el primer Campeonato del Mundo en Nueva York. Mantuvo su lucha de integración de la mujer consiguiendo que en 1988, en Seúl, el judo femenino fuera incluido en el programa olímpico en Seúl, actuando ella como seleccionadora del equipo olímpico estadounidense.

Tuvieron que pasar los años, para que llegaran los reconocimientos, así en 2008 recibió la Orden del Sol Naciente, la más importante condecoración civil que se entrega en Japón y en agosto de 2009 poco antes de morir fue invitada a una ceremonia donde cincuenta años después el Estado de Nueva York le entregó la medalla que merecidamente había ganado y a la que renunció por el sólo hecho de ser mujer.

Gracias a Rena “Rusty” Kanokogi, una mujer comprometida con su creencia de igualdad entre los sexos, hoy las miles de mujeres que practican Judo pueden estar en un dojo y practicar un arte marcial que ya no es exclusividad masculina.

Rena Kanokogi